Ovación... y expulsión: el peor adiós posible de Buffon a la Champions

Gigi Buffon nunca pudo imaginar un último partido así en el Bernabéu. De infarto. Ni él, a sus 40 años y con tantas batallas a sus espaldas, pudo contener su ira cuando vio que el colegiado Michael Oliver pitaba penalti de Benatia a Lucas Vázquez en el último segundo de partido. Todos los jugadores de la Juve se fueron como locos a por el árbitro. El portero vio la roja y se marchó indignado.

Camino del banquillo y cuando ni siquiera quería el consuelo de Allegri, el Bernabéu se puso en pie para ovacionar al portero. No le servirá de mucho consuelo, porque su equipo, en la última jugada del partido, quedaba eliminado después de haber hecho lo que parecía imposible, igualar el 0-3 de la ida.

Buffon tampoco quiso hablar con algunos jugadores del Madrid que le fueron a pedir calma. El meta de la Juve había sido uno de los héroes de su equipo con varias paradas de mérito. Dejó su puesto a Szczesny para intentar parar el lanzamiento de Cristiano, pero no pudo ser.

Fuente: Marca